Sanar heridas entre letras.

images1.jpg

Aquellos que sentimos las letras en infinidad de ocasiones debemos agradecer a la vida el darnos esta capacidad pues a través de ellas hemos hallado salidas emocionales, situaciones, momentos a los que no les veíamos una lógica porque eran un verdadero sinsentido, sumergiéndonos en el mar de las letras y plasmar lo que la mente va susurrando ha regresado esa paz que momentáneamente se nos fue.

Al poder sanar heriditas, por lo general temporadas de desánimo o bobadas causadas por ataques de seres opacos pero que tocan la fibra sensible provocando infinidad de dudas y temores hasta que no llega esa luz, encontramos en el mundo de las letras la mejor de las terapias en cualquiera de sus variantes.

Magda Jardí

©Derechos reservados

Anuncios

Sanar heridas entre letras.

images.jpg

 

Aquellos que sentimos las letras en infinidad de ocasiones debemos agradecer a la vida el darnos esta capacidad pues a través  de ellas hemos hallado salidas emocionales, situaciones, momentos a los que no les veíamos una lógica porque eran un verdadero sinsentido, sumergiéndonos  en el mar de las letras y plasmar lo que la mente va susurrando ha regresado esa paz que momentáneamente se nos fue.

Al poder sanar heriditas, por lo general temporadas de desánimo o  bobadas causadas por ataques de seres  opacos  pero que tocan la fibra sensible provocando infinidad de dudas y temores hasta que no llega esa luz, encontramos en el mundo de las letras la mejor de las terapias en cualquiera de sus variantes.

Magda Jardí

©Derechos reservados

 

 

Navegar por el mar de las letras

Featured imageHay personas que por el hecho de ser capaces de unir letras con sentido se denominan escritores, aunque simplemente sean pasajeros momentáneos en el tren de la escritura, personas que por un echo ocasional,  se atreven a lanzarse al ruedo de las letras, pero no es algo que fluye en su interior, como el agua de un manantial, que cuando se aburran de ello dejarán de dedicarle su tiempo, existen muchas flores de temporada…

Desde mi modesto pensamiento, un escritor es aquella persona  o bien tiene una preparación literaria o  la que tras muchos años danzando entre letras, comenzando con intentos de poemas o relatos, puliendo las formas, corrigendo errores, trabajando hasta lograr un estilo propio, son capaces de crear cualquier género o bien se dedican a uno en plenitud, son personas que su mente crea continuamente, la inspiración. la imaginación habitan en su ser, una palabra, un paisaje, una situación, una melodía, una mirada, un gesto, les abre la puerta de su creatividad.

Estas personas, viven su pasión por las letras, quizás un día por cualquier circunstancia no les sea posible plasmar gráficamente aquello que  nace en pensamiento, pero  no dejarán de crear mentalmente mientras sus facultades así lo permita, ese amor a su afición casi les llevará a ‘morir abrazados a las letras’.

Los que amamos la escritura, navegamos por el mar de las letras, damos gracias a la vida por permitirnos compartir una parte de nuestra alma sin otra pretensión.

Magda Jardí

©Derechos reservados

Respetar la esencia de la escritura

Featured image

Cualquiera es capaz de coger un papel o frente a una pantalla dejarse llevar y escribir. Después de pasear por creaciones de distintas personas, yo no me siento más ni menos que nadie, pero con el tiempo, soy más pulcra y perfeccionista, tampoco soy quien para criticar, simplemente es mi opinión, considero que muchos de los que lanzan sus escritos no tienen en cuenta la estética y melodía literaria, se limitan a plasmar unas letras, que seguro sean bellísimas a ojos de quienes vayan dirigidas, con mensaje, distintas, pero les falta ese mimo que merece la hermosa literatura. Los que caminamos desde un buen tiempo en este mundillo, hemos adquirido una sensibilidad ante unas letras no pulidas y nos ciega el brillo de la prepotencia de un autor que las libera, sabiendo que serán veneradas por aquellos que son incapaces de ver más allá, que simplemente, son de su agradado sin darse cuenta, de la falta de fondo y armonía, de que en realidad no dicen nada , pero las ha escrito tal o cual…

Respetemos la esencia de la escritura, es algo más que dejar escapar pensamientos sin cuidar su imagen.

Magda Jardí

©Derechos reservados

Pensamientos breves

Featured image

Solo las personas de corazón transparente aman la vida y se comportan con la claridad de un cristal.

La simpleza de una persona noble es una caricia de frescura como el rocío mañanero al caer sobre la rosa aún dormida.

Una mano sincera llega cuanto mas necesaria es, siempre dando sin esperar, pero desapareciendo al sentirse traicionada.

Magda Jardí

©Derechos reservados

Escribir no es simplemente un modo de comunicarse.

Featured image

Escribir es algo que nace desde lo más profundo del alma, todos somos capaces de plasmar  pensamientos, poemas, narraciones, pero algunas personas les nace solo, como un don, porque es una parte de ellos. Por lo general, el escritor propiamente, suele tener preparación ,prensa ,radio, docencia, literatura, pero también existe el escritor espontáneo, aquellas personas, que delante de un papel o teclado, de su mente y su corazón fluyen creaciones, que son mezclas de sentimientos, emociones, vivencias, imaginación, vestidas de belleza, alegría, melancolía, drama. En ocasiones, el poder escribir, es como una terapia, ayudando a desbloquearse, sacando al exterior’ tapones emocionales’. Escribir no es simplemente un modo de comunicarse.

Magda Jardí

Pasito a pasito en el mundo de las letras(Siempre hay que ir a por mas y mejor)

Featured imageAlgunas personas, sin ser escritores, quiero decir sin tener una preparación para ello, nos atrevemos a plasmar nuestras inspiraciones, sea vivencias o imaginación, aunque el trayecto no es fácil. Cada día das un paso más largo que el anterior, comienzas con letras que sabes con seguridad son simples, dudando que alguien pierda un segundo en ellas, poco a poco, te exiges más, intentas pulir los errores que observando, te conviertes en tu peor crítico, el más exigente, lees a otros escritores, aunque aprendes de ellos, vas definiendo tu propio estilo, acabas siendo distinto a todos, porque cada cual le da su toque, deja su personalidad a sus creaciones. Cuando ves que aquello que ha salido de tu insegura mente gusta, que la gente se te acerca, al identificarse con aquel escrito, quieres avanzar y avanzar, aunque no traspases el cielo cibernético, ya te está bien ser un puntito en el, intentas acariciar distintos estilos, dentro del abanico de las letras, sientes que aquello que un día fue una simple terapia o entretenimiento, ahora es una grata afición que llena de satisfacción, es un inesperado logro, un regalo de la vida.

Eso sí, no hay que bajar la guardia, siempre hay que ir a por más y mejor
Magda Jardí